banner

Mi Camino No Tan Bien Establecido

Por Brianna Chai, Universidad de Colorado, Boulder

"No creo que como una futura profesional sepa yo, lo que es mejor para cada niño que veo".

Si eres como yo, las preguntas de verdadero o falso siempre fue la peor parte de la prueba. Es raro que algo tan blanco y negro se pueda discutirse en absolutos. El mundo es un espectro de colores y tratar de limitar todo y a todos a solo dos opciones parece inútil. ¿Para padres de niños sordos o con pérdida auditiva, el intento de definir perfectamente su niño parece aún más crucial: ¿Será mi hijo un miembro de la comunidad de personas sordas o con audición? ¿Utilizara un lenguaje hablado o visual? Estas son preguntas válidas que deben ser contestadas, pero siempre mi pregunta ha sido, "¿por qué no puede haber una combinación de opciones?"

De niña siempre había tenido una fascinación con el lenguaje de señas americano (ASL) y el deseo de ser un intérprete, incluso antes que yo pudiera conversar el lenguaje. Finalmente comencé a aprender ASL mi último año en la escuela secundaria. Al aplicar a las universidades, me puse a buscar programas que ofrecen ASL en el plan de estudios. Cal State Northridge tuvo un programa de estudios sobre sordos con una pista para la interpretación; parecía perfecto. Al visitar el campo y algunos otros, me sentí desgarrada entre hacer lo que quería en un lugar que no me gustara o estar en un lugar que me gustara y haciendo algo en las afueras de lo que quería. ¿Debo asistir a Cal State Northridge y estudiar estudios sobre sordos o Cal State Long Beach y estudiar trastornos comunicativos? Al igual que las preguntas de verdaderas o falsas que odiaba, tenía que tomar una decisión entre dos opciones; una o la otra, no ambos. Elegí Cal State Long Beach, pero en unos pocos meses me había sentido insatisfecha y pensando sólo en interpretación. Fue en ese momento que me di cuenta de que una decisión de "vida" no siempre tiene que ser para toda la vida. En ese momento, mi camino bien establecido se convirtió en un no bien establecido.

Me transferí a Cal State Northridge para mi segundo año y sin duda alguna tomé estudios sobre sordos. Durante ese tiempo, aprendí de las clases y compañeros sordos que la belleza no sólo es el lenguaje, sino también la comunidad; los obstáculos que han superado; los miedos y la fuerza callada. El año que iba a entrar en el ciclo de interpretación, se presentaron complicaciones que me impidió continuar por ese camino. Si decidía continuar con la interpretación, el programa de ya cinco años se convertiría en un programa de seis años. Era una ruta no podría justificar y empecé a buscar otras carreras a seguir.

Aunque la cultura sorda a través de los Estados Unidos es relativamente lo mismo, la relación con la comunidad de audición varía de un lugar a otro. Estando en Los Ángeles, estaba justo en medio de la tensión climatizada entre las personas sordas y los oyentes con extremistas de ambos lados. Mientras que me encanta los estudios sordos, fue preocupante cuando nos enseñaron en prácticamente todas las clases sobre cómo las personas oyentes toman decisiones terribles para los niños con pérdida auditiva: "audiólogos deben ser expertos en cultura sorda... Pero ellos son motivados por el dinero, no por el bienestar del niño... todos los niños con pérdida auditiva deben aprender ASL... programas de audiología deben incorporar currículo de estudios sordos..." y más. Mientras yo estaba de acuerdo en una parte, siempre había una voz en mi cabeza preguntando: "pero ¿qué hay en tal o cual situación?"

Por el contrario, hay audiólogos que creen que niños con pérdida auditiva sólo deben exponerse al lenguaje hablado para maximizar el estímulo auditivo que el niño recibe. Hay otros que creen incondicionalmente en la amplificación es la solución definitiva; que saben lo que es lo mejor para todos en esta situación. Y otra vez, estoy de acuerdo, por una parte, pero ¿qué tal la excepción?

Todos queremos un cambio y todos queremos lo mejor para el niño, y para su futuro, pero ¿cómo podemos exigir un cambio sin compromiso y acción? Podemos seguir discutiendo y exigiendo que se cumplan nuestros deseos o podemos aprender a comprometernos y activamente hacer el cambio nosotros mismos poco a poco, Aquí estaba: la carrera que yo había estado buscando.

No creo que todos los niños con pérdida auditiva deben usar amplificación ni creo que no deben usar amplificación. No creo que todos los niños con pérdida auditiva deben aprender solamente lenguaje hablado ni creo que todos deben aprender solamente un lenguaje visual. No creo que como un futuro profesional sabré lo que es mejor para cada niño que veo.

Pero esto si es lo que yo creo: cuando la gente me mira a mí como el Profesional, es mi responsabilidad de retener mis opiniones y brindarles todas las opciones posibles. Creo que cada niño es diferente y lo que funciona para uno puede no funcionar para otro. Sé que los padres tienen a menudo la mejor intuición en cuanto a lo que adapte a su familia y sus hijos. Creo que cada niño debe tener la mejor oportunidad de éxito sin importar la manera en que lo logran. Sé que como cambiamos, así pueden cambiar nuestras decisiones.

No quiero ser sólo un audiólogo o a un aliado para las personas sordas; Quiero ser el puente entre ellos. Mi objetivo es mejorar la vida de los niños con pérdida auditiva, las familias que los aman y las comunidades que los apoyan. Mi deseo de ayudar a las personas, incluso en lo más mínimo, me ha llevado a este punto y me proporcionará las habilidades necesarias para finalmente entrar en esta carrera. Es mi esperanza que mi amor de audiología y de la comunidad sorda me permitirá utilizar mi conocimiento útil y objetiva.

Nota del editor: Brianna es AuD en la Universidad de Colorado en Boulder