H&V eleva el desafío: proyecto de seguridad para niños O.U.R.

 

¿Quién no conoce las historias, especialmente cuando hacen las noticias nacionales? Las denuncias de abuso sexual en un colegio estatal para personas sordas o incluso en una escuela del barrio hacen en nuestros estómagos un nudo con ansiedad. Es una realidad terrible que los niños con necesidades especiales tienen tres veces más probabilidades de ser víctimas de abuso o negligencia, y cuando la comunicación es un reto, hace este riesgo más horripilante. ¿Sabrías qué hacer si usted sospecha de su propio hijo o un niño que usted conoce fue víctima de abuso o negligencia?

Observar, entender y respondiendo al abuso infantil y negligencia de niños que son sordos y que tienen pérdida auditiva son las principales áreas de interés para un proyecto emprendido conjuntamente por el Dr. Harold Johnson en la Universidad Estatal de Michigan y manos y voces, mientras continuamos nuestros esfuerzos para aumentar la educación en los padres y  profesionales sobre como mantener a nuestros hijos a salvo de negligencia y abuso infantil. Estamos desafiándonos unos a otros para difundir la información acerca de este tema tan importante. Guías de padres de manos & voces de Colorado; guía a su lado, están participando en un proyecto piloto, manteniendo registros de las preguntas que surgen y compartiendo ideas de como aprenden más acerca de este tema.

Hay mucho más que podríamos estar haciendo más allá de retorcer las manos en señal de frustración. A continuación se presentan los recursos que serian útiles para los padres en el desarrollo de habilidades que nos prepararán para compartir eficazmente con nuestros propios hijos. Pero no basta con tu propio hijo o estudiante, aquí hay algunas cosas que usted puede hacer para ayudar a otros a estar preparados:

  • Pásalo: Compartir este artículo y sus recursos relacionados, con al menos uno de los otros padres y luego pedirles "pásalo."
  • Compartir la historia: tener una conversación con tu hijo acerca del abuso y negligencia (ver adjunto "ayudando a los padres a hablar con sus niños" más abajo) y luego compartir la historia de como otros padres puedan aprender de su experiencia.
  • Reconocer lo mejor y reta a todos los demás: pregunta a los profesionales que trabajan con tu hijo lo que están haciendo para proteger a tu niño de abuso y negligencia, y luego compartir las reacciones resultantes, información, recursos, programas y preguntas para que reconozcamos lo mejor y desafiar a todos los demás.
  • Únase a nosotros en nuestro wiki, es decir, http://deafed-childabuse-neglect-col.wiki.educ.msu.edu/

 

Abuso Infantil y Negligencia: ayudar a los padres a hablar con sus niños

(Reproducido con permiso de la Fundación Club de Intercambio Nacional)

Hay dos aspectos a tener en cuenta mientras comenzamos. La primera es ayudar a los padres a prepararse para hablar con sus hijos. Muchos padres se rehúsan a hablar con sus hijos acerca de negligencia y abuso infantil. Las razones de esto varían ampliamente, pero incluyen cosas tales como:

  • Los niños se asusten y vean abuso o negligencia por todas partes
  • Desean mantener la "inocencia infantil" de sus hijos
  • Temen que los niños acusaran de abuso a sus padres
  • Tienen miedo de volver a los niños ansiosos

Es útil simplemente reconocer estas inquietudes desde el principio con los padres. Les digo, en principio, muchos padres comparten estas preocupaciones. Sin embargo, a los niños se les ha enseñado acerca de estos temas durante muchos años a través de las escuelas y programas de la comunidad y la experiencia ha sido que no se producen estas situaciones. Los niños manejan este tema tan bien como los padres y a veces incluso mejor.

El segundo aspecto es encontrar las palabras adecuadas. Hacerlo lo más fácil posible. Estos consejos pueden ayudar:

  1. no te compliques. Los niños no necesitan muchos detalles. No tienes que explicar detalles del abuso físico o sexual o negligencia.
  2. si estás relajado, su niño estará relajado. Esto puede ser más fácil si eliges un momento relajado para hablar con ellos. Tal vez durante el almuerzo, o mientras conduces en el coche o caminando al parque. Usted puede comenzar casualmente con líneas introductorias tales como:
  • "Leí un artículo en el periódico ayer sobre un niño que estaba herido en su casa..."
  • "Eres bueno viendo hacia ambos lados al cruzar la calle. Otra regla de seguridad es mantener seguro tu cuerpo..."
  • "A veces los adultos cometen errores, incluso los padres..." (a los niños les encanta esto — que los padres hablen con honestidad. Ven adultos cometen errores y rompen las reglas, pero los adultos no admiten esto muy a menudo.)
  • "A veces los adultos no cuidan a los niños como deberían y tal ves hasta les hacen daño..."
  1. si te sientes nervioso, díselos. Tu hijo lo detectará de todos modos. Explícale que a veces hay cosas difíciles de explicar o algunas cosas podrían hacerlo(a) sentir triste de solo pensar en ellas, pero es importante hablarlas.
  2. Incluye este diálogo en las otras conversaciones de "seguridad" que se deben hacer con los niños, por ejemplo, seguridad contra incendios, seguridad vial y ahora, seguridad personal.
  3. Tenga conversaciones regularmente, no necesariamente con frecuencia, pero regularmente. Continuamente recordamos a nuestros hijos acerca de cruzar la calle y el no jugando con fósforos, etc... Está bien recordarles que si alguien alguna vez los lastima o los hace sentir incómodo, debe decírselo a alguien.
  4. Escoge un lenguaje que te ayude a facilitar a hablar  y que haga más fácil para que tu hijo entender. Algunas frases fáciles podrían ser:
  • "Se supone que los padres y adultos deben cuidar de los niños, pero a veces los problemas se interponen en el camino o dificultan"
  • “Los adultos a veces cometen errores y no siempre cuidan de los niños como deberían". Si tú y tu niño están listos para hablar un poco más acerca de esto, puedes usar ejemplos como no siempre tener suficiente comida para ellos, no ayudarles a llegar a la escuela o no cuidar de ellos cuando están enfermos, etc.
  • "A veces los adultos o padres podrían incluso hacer cosas que lastiman a los niños". Si quieres decir más o si tu hijo no entiende, puedes dar algunos ejemplos como: "tu sabes que debes ser amable con los bebés, pero algunos adultos quizás no lo recuerden y son demasiado duros o hasta les hacen daño" o "un padre podría estar enojado y cometer un error y golpear a un niño muy fuerte y dejar una marca".
  • "Todo el mundo tiene partes privadas y adultos no deben tocar tus partes privadas a menos que están ayudando a que limpiarte o si estás enfermo"
  • "Si alguna vez alguien toca en una manera que te hace sentir incómodo o extraño o chistoso en tu interior, debes decirme a mí o a otro adulto en quien confías".
  •  "Si alguna vez alguien te lastima o te toca y te dice que debes guardar el secreto, debes decírmelo inmediatamente o a otro adulto en quien confías. Eso no es un buen secreto a guardar. Buenos secretos son sobre regalos de cumpleaños y sorpresas, pero malos secretos son cuando alguien está haciendo algo que podría ser malo o equivocado. "
  1. Si no estás muy seguro de hacer esto con tu hijo, empieza por hablar de un "que pasaría si" con respecto a un amigo, por ejemplo "Qué pasa si alguien estaba tocando las partes de tu amigo Shelby,  que debería hacer Shelby?"
  2. Siempre dale opciones a tu niño / escenarios de lo que debe hacer si hay un problema.
  • "Siempre puedes venir y decirme".
  • "Si mamá o papá no están cerca, a quién le dirías entonces..."
  •  "Quién es alguien a quien ves todos los días y que le podrías decir si tienes un problema...". Si tu niño tiene dificultad, recuérdele que puede decírselo a su profesor, o una niñera o un buen amigo o vecino. Los niños nombran oficiales de policía y bomberos como muy buenos ayudantes, pero no siempre están disponibles, o a la mano.
  1. Siempre recuérdales que siempre tratarás de hacer lo mejor para asegurarte de que están a salvo.
  2. Debes estar listo en caso de que tu hijo tenga algo que decirte.
  • La primera respuesta es: "me alegra que me lo digas. Hiciste lo correcto."
  • Si te enoja, está bien. Simplemente dije a tu hijo, cómo te estas sintiendo. Recuerda que tu hijo puede pensar que estas molesto con él. Puedes decir cosas como, "esto me pone algo triste (o enojado), pero no estoy enfadado contigo. Y ahora me alegro de que me lo dijiste porque ahora te puedo ayudar"
  • Siempre dile a tu hijo que el no hizo nada mal y que no es su culpa.
  • Si tú no estás seguro de qué hacer, se vale decir eso. Dile a tu hijo que "hay adultos que ayudan a padres e hijos con esto y checaremos con ellos que hacer".

Otras cosas a recordar

  • Si su hijo dice algo acerca de sí mismo o de un amigo, por favor escúchelo. Tan doloroso como el abuso puede ser, decirle a alguien y no ser oído es aun más doloroso. 
  • Si no estás seguro de qué hacer, llama a alguien y pregunta. Cada condado y estado tienen una agencia de servicio de protección infantil para responder al abuso y la negligencia. Si no eres consciente de ello en tu área, llama a la policía o consulta las páginas amarillas en el directorio telefónico. 
  •  Recuerda que debes tranquilizar a tu hijo a menudo.  El (ella) puede pensar que es culpa suya, y se preocupará de que mamá y papá estén tristes o enojados. 
  • No te asustes! Tu hijo puede estar seguro y a salvo. Recuerda de tener las "conversaciones de seguridad" con ellos.
  • No te sientas culpable si algo sucede a tu hijo. 
  • Obtén la ayuda que necesitas.
  • Recuerda que los niños son increíblemente resistentes y cuando te vean manejar esta situación sabrán que puedes resolver cualquier problema!
  • Te convertirás en Súper mamá y papá!

Recursos que pueden ayudar.

Asistencia local

Cada condado en todos los Estados de los Estados Unidos tiene una agencia de servicios de protección infantil. Los nombres pueden variar, pero ellos son responsables de tratar con negligencia y abuso infantil. Busca en las páginas amarillas locales o llama a una de las organizaciones abajo para obtener ayuda.

Organizaciones

Child Help

800-4-A-Child

www.childhelp.org

Hands & Voices

303-492-6283

www.handsandvoices.org

National Exchange Club Foundation

800-924-2643

www.preventchildabuse.com

Friends National Resource Center

(919) 493-1584

www.friendsnrc.org

Child Welfare League of America

703-412-2400

www.cwla.org

Prevent Child Abuse America

800-244-5373

www.preventchildabuse.org

Manos y Voces esta comprometido a hacer una diferencia y ser un líder dando la información y educando a ‘nuestro mundo’ sobre la importancia de este tema.  Para más información, contáctanos en el siguiente correo electrónico:

parenadvocate@handsandvoices.org

Copyright 2014 Hands & Voices   ::   Privacy Policy   ::   Credits