Mi Semana en El Tech Boyz Camp
(Campamento Niños de Tecnología)

 

Por Riley Esmay Manos & Voces de OR

 

Soy un niño de 12 años de edad que vive en Oregón. Es difícil encontrar a niños de mi edad con una pérdida auditiva, así que estaba emocionado de aprender sobre un campamento llamado Tech Boyz en Rochester, Nueva York sólo para los niños de mi edad que tienen una pérdida auditiva. Fue en R.I.T. (Rochester Institute of Technology, Instituto de Tecnología en Rochester) para los estudiantes  que están entrando a los grados de 7- 9no grado que son sordos o con dificultades auditivas. Tengo una pérdida auditiva bilateral y lleva audífonos (aparatos de audición) en ambos oídos.

Cuando llegué por primera vez al campamento  estaba un poco nervioso porque no sé cómo hablar en señas y un montón de gente allí estaba hablando en señas. Fui a mi dormitorio y vi que mi compañero de cuarto también hablaba en señas. Esto fue de miedo al principio, pero me di cuenta de que él sentía lo mismo y ambos pensamos que podríamos tratar con eso. Después de eso fuimos afuera, donde una gran cantidad de personas estaban hablando en señas y estaban jugando a los cuatro cuadros (four square). Encontré a otra persona que no sabía hablar en señas, que se llamaba Harrison. Nosotros estuvimos juntos hasta que querían que todos nos conociéramos y repasaran lo que estaríamos haciendo esta semana.   Después de eso fuimos y cenamos en el único restaurante en el Campus del Instituto Técnico Nacional para los Sordos (NTID) Gracie’s. NTID es una de las nueve escuelas en R.I.T.

Esa noche nos fuimos a nadar en la piscina. Era diferente. Era más tranquilo que cuando voy a nadar en casa con mis amigos. Me gustó lo tranquilo y callado que estaba. Se utilizó una gran cantidad de gestos y expresiones faciales para comunicarse entre sí. No muchas personas estaban hablando en señas incluso mientras estábamos en la piscina. También fuimos al boliche, tuvimos eventos sociales por las tardes, y también exploramos el Museo de Ciencia y Tecnología, y Sea Breeze. Para estas actividades nos pusieron con una pareja. Fue divertido estar con otros niños de mi edad con una pérdida auditiva y realizar diferentes actividades porque entendían lo que era y me podían aceptar por lo que soy. Yo no tuve que explicar que no puedo oír muy bien. Me hizo sentir más cómodo y seguro. Yo sólo podía relajarme y divertirme.

Al día siguiente empezamos a programar los juegos de video. Durante la programación de videojuegos desarrollamos dos juegos: Brick Breaker y Alien Invaders (Invasión de Extraterrestres). Nuestro primer juego de Brick Breaker, no fue fácil, pero en el segundo día termine el juego de Alien Invaders. Fue divertido hacer nuestro propio juego de video. A cada uno de nosotros nos dieron un Ipod Touch para llevar a casa. Esto fue muy genial.

Mientras que estuve en el campamento aprendí a programar videojuegos. También me enteré de que a pesar de que alguien habla en señas aún puede comunicarse entre sí. Mi compañero y yo establecimos nuestras propias señales entre nosotros. Me hubiera gustado haber estado allí más tiempo.

Yo tenía sueño, pero fue muy divertido. Este campamento me ayudó a aceptar mi pérdida auditiva mejor. También me ayudó a darme cuenta de que sólo porque tengo una pérdida de audición no significa que yo no puedo hacer lo que otros niños con audición pueden hacer. Puedo lograr lo que me proponga en hacerlo. Depende de mí, no de mi pérdida de audición. Si te gusta socializar con la gente y la tecnología, también te gustaría este campamento.  

 

Copyright 2014 Hands & Voices   ::   Privacy Policy   ::   Credits