Reflexionando sobre la diferencia entre chismear y tener la confianza de hablar

Nota del editor: Este fragmento fue reimpreso con permiso de Kidpower. Ver el video completo en el siguiente podcast en Gente Segura en Podcast de Kidpower:  http://www.kidpower.org/resources/podcast/tattle-tell.html  KidPower enseña defensa, como poner  límites y otras habilidades de seguridad personal para construir vidas más felices y relaciones más fuertes en www.kidpower.org.

Vi este podcast recientemente y estaba impactada por lo difícil que es ser un padre atento. Con los plazos de tiempo, bocas que alimentar, hipotecas a pagar y rivalidad entre hermanos a negociar, no siempre tenemos presente el estar atentos para diferenciar cuando nuestros hijos están "chismeando"  a cuando "están pidiendo ayuda." Nuestros hijos no siempre saben la diferencia tampoco. Se considera “anticuado" pedir ayuda a los adultos — la mayoría de los adolescentes buscan el asesoramiento y el apoyo de sus compañeros en vez de la de los padres, maestros y amigos adultos de confianza. El primer paso para ayudar a nuestros niños es que nos quede claro a nosotros mismos esa diferencia, y recompensar a los niños que buscan ayuda para situaciones difíciles, pero aun hay un largo camino por recorrer para asegurar que  pedirán esa ayuda a las personas adecuadas cuando tienen un problema en el cual deben involucrar la intervención de un adulto. Sabemos que la terrible realidad es que nuestros niños con pérdida auditiva corren un mayor riesgo de abuso infantil y negligencia en todas sus peores formas.

No es acaso todo esto la principal razón para aprender como  y qué escuchar en nuestros hijos?--y armarlos con las herramientas necesarias que llamarán la atención de los padres, rápidamente. Este es un fragmento escrito de los podcast, dirigido hacia los niños:

Entonces, ¿cuál es la diferencia entre chismes y hablar con confianza? Entender la diferencia es una gran parte de mantenerse seguro, porque hablar para obtener ayuda con los problemas es importante, pero acusar es hiriente y hace los problemas más grandes.

Tanto para los niños, como para adultos, la palabra o la idea de "contar algo" puede realmente enredarse en nuestras mentes con comportamientos que no nos gustan, cosas como lloriquear, quejarse o personas siendo groseras, y ese enredo puede suceder porque muchas veces, la gente dice algo así como “alguien esta diciendo” o “alguien va a decir”.  Pero, lo están haciendo de una manera que es dolorosa, no es útil. Dicen algo como: "voy a decirle lo que dijiste!" "Tomaste la mía, te acusaré!"

Aunque estos ejemplos utilizan la palabra "contar", son ejemplos de 'chismes para ser hiriente,' no ' son útiles o para obtener ayuda...Cuando somos chismosos, podríamos estar disfrutando la idea de alguien más metiéndose en problemas. Podríamos pensar, "Si mi hermano tiene que ir a la cama temprano, tendré la TV para mí solo!" Cuando estamos chismeando, es  posible que la otra persona realmente cometiera un error – pero, probablemente estamos pensando muy poco en resolver el problema y más bien en cómo utilizar nuestro poder en una forma de que nos ponga en ventaja  y a la otra persona abajo o detrás.

Es normal que a veces nos dan ganas de hacer eso; es normal tener esos sentimientos, pero no es buena idea dejar esos sentimientos hacernos tomar decisiones dolorosas. Dar información a los demás que sabemos que los herirá o para tratar de hacer  a las personas infelices, es como golpear a alguien, es hiriente.

“Chismea para ser útil” Se siente diferente por dentro que solo ser chismoso. Cuando hablamos, generalmente sentimos que hay un problema que no podemos resolver, y queremos que las cosas mejoren o sentirnos  mejor. Una niña contó a un adulto que a una amiga suya le gustaba jugar con el collar de su cachorro a pesar de que no debía hacerlo y por eso el collar estaba muy flojo.  La niña se lo dijo al adulto no porque quería que su amiga  se metiera en problemas por jugar con el collar y no porque quería jugar con el cachorro ella misma, sino porque sabía que si el collar estaba siempre muy flojo, había una posibilidad de que el cachorro pudiera zafarse del collar y lastimarse o perderse. Otro niño contó a los adultos de un juego de insultos entre amigos que estaba saliéndose de las manos, no para meter a los niños en problemas sino para impedirles que siguieran lastimándose mutuamente, puesto que el juego ya había llegado demasiado lejos y ellos no se estaban deteniendo a si mismos.

En esas dos situaciones, los amigos que se estaban diciendo  insultos y la niña con el cachorro estaban enojados al principio con los niños que dijeron a los adultos con el fin de obtener ayuda. Después de algún tiempo, sin embargo, ellos entendieron. Saber cuando un niño está jugando en una calle muy transitada, o contando a un adulto si los juegos en el autobús se están poniendo muy agresivos, o hablando acerca de que alguien nos toca o busca nuestra atención de una forma que no nos gusta, eso NO es chismear. Recuerda que nunca es demasiado tarde para hablar acerca de un problema, y aun si alguien se molesta porque le dijiste, e incluso si alguien dice que son chismes o te llama un chismoso, si es algo sobre seguridad, entonces tu trabajo es decir y repetir hasta que llegue la ayuda. Ten en cuenta, sin embargo, que muchos adultos confunden  la diferencia entre chismes y diciendo la verdad, así que cuando una persona joven quiere obtener la ayuda de un adulto, es aconsejable usar una voz que es baja, clara y calmada: "Disculpe, necesito ayuda". Y si el adulto dice: "Estoy cansado de tantos chismes"! …Bueno, trata de ser paciente por un momento.  Toma en cuenta que el adulto esta probablemente 'cansado de tantos chismes'. Trata de respirar profundamente; trata de mantenerte calmado y diciendo, "es acerca de mi seguridad. Por favor, escúchenme".

Me encantó la idea de que no sólo podemos ayudar a nuestros hijos a discernir entre las dos acciones de chismes y hablar con la verdad, nosotros podemos también, prepararlos con anticipación para poder conseguir la atención de un adulto cuando mencionen la palabra "seguridad" (o cualquiera que sea la palabra que funcione mejor para ti, para llamar la atención de tu familia o en tu escuela). También podemos ayudarles a discernir en sus propias mentes, saber si estaban buscando ayuda o si estaban buscando obtener algo.  "Hablando" es una habilidad que ayudará a mantener seguros a nuestros hijos, y nunca es malo hablar. ¡ Gracias, Kidpower!

Por Sara Kennedy, familias de manos & voces Colorado

Véase el proyecto de O.U.R. para conectar con otros padres y profesionales preocupados por la seguridad de nuestros niños en www.deafed-childabuse-descuido-co-wiki.educ.msu.edu

 

Copyright 2014 Hands & Voices   ::   Privacy Policy   ::   Credits