Amplificadores y bebés:
Una Misión no tan Imposible

 

Sara Kennedy, Manos y Voces de Colorado y Manos y Voces Oficinas Centrales

Imagine darle a su bebe o niño pequeño un accesorio que cueste $3,000 o quizás mucho mas, y es lo suficientemente pequeño como para correr el peligro de asfixiarse con el, con toxicas y pequeñísimas baterías.  Mientras usted tiene ideas encontradas sobre la idea en general del accesorio, le han dicho que es importante para su pequeño  que lo use a todas horas  para beneficio en el desarrollo de su cerebro y lenguaje, y tengamos en cuenta que este accesorio puede fácilmente destruirse, perderse y es misteriosamente  atractivo para nuestros amados perros como un juguete masticable en potencia.  Entre todos esos problemas y el predecible caos del postparto o de vivir con un niño pequeño, no es de extrañarse que los padres tengan sentimientos encontrados al elegir amplificadores al darse cuenta de que la mezcla entre esta tecnología y el niño puede ser  bastante compleja.

Puesto que estos pequeños y sus padres son diferentes, algunos padres/niños navegan por este periodo de ajustamiento, otros tienen problemas momentáneos, y otros padres podrían ganarse una maestría en el análisis del comportamiento.  Algunos bebés usan los amplificadores sin problemas cuando son pequeños, pero comienzan a quejarse a los seis meses (al darse cuenta que sus pequeñas manos pueden jalar todas esas divertidas cosas, incluyendo el cabello de mama) y frecuentemente de nuevo durante los añ s preescolares, conforme el niño aprende a ser mas independiente y forma sus propias opiniones.  Los que los usan por primera vez, han tenido un mundo tan silencio y tomara algún tiempo de ajuste lograr el objetivo de usar los amplificadores a todas horas.  Audiologos ajustan los amplificadores y mapas de manera bastante conservadora teniendo esto en mente, y frecuentemente se les da a los padres instrucciones de como subir el volumen conforme el niño se va ajustando.  Si usted sabe que su bebe es extra sensible a la estimulación sensorial en general, esto es algo que valdría la pena mencionar a los profesionales y al audiologo: los niños con pérdida auditiva  tienen un mayor riesgo a tener dificultades en procesos sensoriales que niños con audición regular.  Si un niño no se deja los amplificadores o el procesador, los padres tal vez salten  a la conclusión de que el niño esta rechazando el uso de cualquier amplificador.  Los padres frecuentemente no están seguros ellos mimos sobre el uso de amplificadores.  (“Realmente ayuda?,  Le dolerá al niño?,  Que pensaran los otros padres en la iglesia/futbol/en la familia?,  Es realmente necesario, si vemos que nuestro bebé esta respondiendo a los sonidos? “)  Para padres renuentes o frustrados, cualquier reacción negativa que perciban del bebé lo hace aun más difícil de sobrellevar.

La importancia de un buen Audiologo pediátrico

Que tienen que hacer los padres?  Primero que nada, asegurarse que el Audiologo es un Audiologo pediátrico, con la experiencia en ajustar amplificadores en bebés y niños pequeños.  Un Audiologo pediátrico puede ayudar a los padres a seleccionar el audífono mas apropiado para su bebé y esto puede hacer la diferencia al acostumbrarse a usarlo.  Piense… cubiertas para baterías que puedan asegurarse, colores brillantes (mas fácil de encontrarse cuando se caen), conocedores de accesorios como “Critter Clips” y “EarGear”, y capaces de hacer moldes del oído que tienen tanto seguro de espiral como un canal lo suficientemente largo para reducir el movimiento y quedarse en su lugar mejor, y quizás hasta con uno de los acabados mas novedosos lo cual facilita ponerlos, ahorrándose el paso de tener que poner un lubricante como “Oto-ease” (o uno de un precio mas razonable como lo sugieren los padres, “Astroglide”).  Ningún padre sabe todo lo que necesita saber acerca del uso de un amplificador después de una primera vez que se lo ponen a su bebé.  Y ahí es donde intervención temprana, padres guía de Manos y Voces y conectar con otros padres puede realmente ayudarle a aprender el vocabulario que ellos necesitan, y todos los matices de manejar esto diariamente.  Un audiologo pediátrico experimentado puede ayudar a prevenir dificultades causadas por programación o mapas inefectivos; un amplificador o procesador pobremente ajustado es tan practico como un tapón de oídos carísimo.  Bebés y niños pequeños rápidamente aprenderán a quitarse los amplificadores que no les están dando una información importante.

Los audiologos también pueden jugar un papel muy importante educando a los padres, en conjunto con intervención temprana, evitando errores comunes tales como ajustar en forma “T-Coil” el amplificador de manera accidental, o el cambio accidental del volumen, y hasta poniendo las baterías de manera incorrecta.  (Hasta yo misma he hecho eso).

Padres pueden aprender a ver los amplificadores o procesadores simplemente como una cosa más que sus niños necesitan usar- tan simple como la ropa que usaran durante el día.  A los padres se les dice de manera rutinaria “si se lo quita 100 veces, usted póngaselo de regreso 101”.  Conozco más de algunos padres que les encantaría que estas personas se movieran por una semana en la vida real con un niño que tiene ideas muy diferentes.  Los padres están hambrientos por apoyo con un niño difícil; esos médicos que se enrollan las mangas para ayudar a resolver el problema, serán recordados para siempre!  Si, vuélvale a poner el amplificador, con una actitud tan positiva como le sea posible, y maneje esta situación como si no fuera un problema, lo mismo que utilizando zapatos al aire libre en un día frio, sin hacer un gran escandalo con esto de las reglas – solo rutinariamente se le ponen los zapatos o lavarse los dientes, peinarse, o ponerse los amplificadores de regreso mientras se hace esta rutina lo mas placentera posible para ambos.  Recuerde ver a padres y a bebés como individuales.  Con mi pésima visión, me tomaba 20 minutos poner los dos amplificadores, y después si nuestro pequeño se los quitaba, otros 20 minutos para hacer todo otra vez…  y este proceso rápidamente se lleva todo el día!  Pero se volverá cada vez mas fácil, rápido y muy pronto mamá o papá podrán poner amplificadores a un niño en movimiento o volteado. Hasta yo aprendí eventualmente.

Los padres pueden distraer al niño con una canción o una rima chistosa, o movimientos de baile tan pronto como se le vuelven a poner los amplificadores. Para niños mas grandes, explorando descubren que se los pueden quitar!, tal vez solo están buscando  su atención, que ustedes normalmente le dan cuando se los quita.  Reaccionando de más puede darles  un poder de manipulación.  Si el bebé no acepta con gusto la distracción, trate nuevamente mas al rato, quizá en conjunto con su actividad favorita, comida, leyendo un libro – lo que sea que funcione para ese niño en particular.

Ajustar perfectamente los amplificadores es importante para niños sensibles… si un bebé puede escuchar eco de regreso, es necesario apagarlos o removerlos antes de amamantar, cambiarse la playera o acomodándose en su silla, por lo menos de el lado en donde estará.  Algunos mas pequeños, usaran sus amplificadores perfectamente ante otros adultos, pero guardan sus mejores trucos para quitárselos solo para mami y papi, lo cual puede ser especialmente frustrante.

Previniendo pérdida y daños es otro reto.  Broches en la ropa del niño para sujetar los amplificadores o el procesador son los favoritos de muchos padres (aunque mi hija reniega de ellos… a ella le gusta jugar con su cabello y cambiar su ropa frecuentemente aunque solo tiene dos años).  Delgados gorros de algodón tipo piloto (piense en Hanna Andersen) son los favoritos de muchos padres – normalmente no tan  calientes como para usarse en el verano en Colorado.  Se deberían usar los gorros con los broches ya que los padres no son capaces de ver si los amplificadores están aun en su lugar después de una hora en el parque.  Una experimentada mama a sugerido hacer los gorros mas ajustados en esa área para prevenir pequeñas manos debajo del gorro desenganchando el equipo.

 Forros de neopreno  como “Ear Gear” puede proteger amplificadores de bebés que les guste morder, además del exceso de humedad o del ocasional mojado accidental.  Hoy en día hay muchos amplificadores resistentes al agua también.  Diademas anchas también han sido usadas con éxito,  y cualquier cachucha o diadema puede ayudar a mantener los amplificadores por un poco más.

Cinta con pegamento por ambos lados dio resultado en nuestra casa, pero acabo de aprender por un padre en el Noroeste de Colorado que ella puso la cinta en la oreja y no en el lado del cráneo.  La cinta definitivamente ayuda a los niños que tienen orejas muy suaves y sin mucho cartílago ya que sostienen el amplificador en su lugar,  y es menos probable arranchar el cabello cuando se remueva.  (Ya se lo que esta pensando en este momento…. Creo que mi hija es un poco calva atrás de las orejas.  A ella todavía le gusta la cinta cuando practica volibol, esquiar y patinar).  Para algunos esto es una barrera para quitarse los amplificadores; para otros, simplemente no lo es.  Si el amplificador se esta moviendo por todos lados, puede comenzar a molestar al niño y convertir en su objetivo el quitárselo.  

Pensando sobre situaciones con anticipación es importante para la prevención.  Nosotros no veíamos el tiempo en el carro en aquellos tempranos años como una buena oportunidad de comunicación (todos esos hermanos con esa pequeña niña en el carro donde no podía alcanzarla si ella se jalaba los amplificadores y luego se los llevaba a la boca, etc.)  Así que le quitamos los amplificadores hasta que pudiéramos confiar mas en nuestra hija… en su caso, ella podía usarlos cuando pudo hacer tres viajes sin quitárselos.  Los hermanos mayores pueden ser recompensados con extra diversión como los supervisores para los padres!

Este preparado para un poco de apatía al escucharlo y baja tolerancia cuando compita con ruido de fondo.  Si la casa es normalmente caótica o si los otros hermanos no hay nada que amen mas que cantar y bailar el ultimo éxito de música pop, para un pequeñito aprendiendo a usar aparatos auditivos o un procesador puede ser que necesite cuidados extra para tener algunos momentos para escuchar y reducción del ruido de fondo.

Las rutinas mágicas

Es muy importante crear una rutina donde el niño sepa que tanto quitar como poner los amplificadores o los procesadores es una tarea de mamá o papá o de la persona que lo cuide, y no para el mismo niño.  (Ya habrá bastante tiempo mas adelante para establecer más independencia!)  Una madre de las montañas del oeste en Colorado que tiene un hijo con retraso intelectual y pérdida auditiva, opina que realmente ha valido la pena a largo plazo el que su hijo aprendiera a mantener los amplificadores en su lugar mediante las rutinas.  Si el se los quita, ella se los pone de regreso, aun si 5 minutos después a llegado la hora de quitárselos.  A menos que haya alguna preocupación sobre incomodidad, póngalos de regreso si se los quita y repítale que solo mamá o papá pueden quitarlos (aun si se los quitara después de unos cuantos minutos).  Este comportamiento de estárselos quitando, eventualmente disminuirá y hasta se detendrá por completo si el niño está recibiendo algún beneficio de los amplificadores o procesadores.  Pero toma tiempo de estarlos usando el lograr esa conexión sonido/significado que muestre el beneficio. Es un problema redondo.

Tener un lugar especialmente designado para poner los amplificadores y  sus accesorios (fuera del alcance de los niños, perros, y en el mismo lugar para que los puedan encontrar en la mañana!)  Es importante para los padres desvelados y es de ayuda por si a caso otro niño encuentra los amplificadores en la casa. (Pasa!)  De la misma forma, pueden aprender a hacer “chequeos de audición” de manera rutinaria.  Mi hija definitivamente es capaz de sacarse los amplificadores si las baterías se murieran… antes que ella aprendiera a avisarme, a gritos, que “ella estaba muerta”.  Esto realmente llamaba la atención en público.  Después, aprendimos a usar señales para y como decir que la batería se había muerto.

Es crítico que todos los adultos en la casa tomen parte para mantener los amplificadores puestos.  He escuchado a tantos padres decir que si el bebé se quita los amplificadores, estos son guardados si los padres no están en casa,  esta es una situación muy estresante y no debería depender de un solo padre para el bienestar de estas relaciones, todas las personas involucradas en el cuidado del niño deberían estar involucrados en esto.

Si el quipo parece lastimar

Algunas veces hay un problema físico con los amplificadores. Quizá los moldes auriculares no fueron ajustados apropiadamente y esto puede causar irritación en el oído o un irritable eco si los moldes fueron muy pequeños. Moldes auriculares tienen que ajustarse varias veces al año en la edad temprana, y una o dos veces al año conforme el niño madura.  No se sabe cuando el niño pueda crecer súbitamente.  Lubricantes, como ya se menciono (y hasta  un poco de saliva! – es orgánica de cierta manera…) o “otofirm” pueden ser de ayuda para facilitar la situación mientras que los nuevos moldes llegan, pero “otofirm” puede hacer mas difícil introducir el molde auricular al igual que el quitarlo ya que se pone “pegajoso”.  Los niveles de audición pueden fluctuar, así que los niveles de volumen se vuelven un problema.  Si el niño puede mover los controles del volumen conforme su propia audición va cambiando, el sonido quizá sea muy alto o muy bajo, y el niño quizá se rehusé a usar los amplificadores de cualquier manera.  Exceso de cerilla en los oídos puede causar incomodad e imitar una perdida auditiva progresiva, infecciones auditivas o sacar los tubos, y quizá cause incomodidad o cambie los niveles de audición también. En casos raros, un niño quizá sea alérgico al material de los moldes auriculares (o a la cinta doble), así que manténgase atento a enrojecimiento/sarpullido. Si el bebé parece tener  cualquier dolor o incomodidad con el molde auricular o los niveles de sonido, esta es una buena razón para llamar al audiologo que se lo ajusto inmediatamente.

Algunas veces un padre necesita pasar por toda una gama de soluciones potenciales para ayudar al niño a adaptarse, o ayudar a un niño pequeño o en edad preescolar a pasar por los cambios de comportamiento. A continuación se presenta una lista de algunas de las acciones potenciales a considerar:

  • Encuentre una actividad que al niño le encante y aproveche para que al mismo tiempo use sus amplificadores entrelazando tiempo de jugar y diversión con tiempo de usar amplificadores, especialmente niños que fueron identificado tardíamente.  Explicarle al niño que jugar con plastilina, ver videos o pintar con los dedos solo continuará mientras el se deje los amplificadores en su lugar (por ejemplo “Puedes jugar y escuchar” si te quitas los amplificadores, guardaremos las pinturas, para no hacer un cochinero”).
  • Dejar que el niño escoja el color y accesorios de su molde auricular.  Le da un toque divertido además de hacerlos mucho mas fácil de encontrar en el área de juegos – dos pájaros de un tiro! Accesorios, calcomanías y cualquier idea creativa en “You Tube” pueden aportar algo que le parezca atractivo a algunos niños.  (Para otros, eso se convierte en otra razón para quitárselos y examinarlos).
  • Una respuesta positiva en todos los momentos en que los este usando: abrazos extras, comentarios positivos, presumir de tu hijo frente a otras personas, un ratito con ese juguete especial después de que se dejó esos amplificadores por un buen rato, una caja o bolsa especial para que guarde sus amplificadores, lo que sea que pueda gustarle al niño.
  • Algunas familias celebran el “Cumpleaños de los Amplificadores” como una forma positiva de reconocer  cuan importante es el equipo. Avance con precaución, para que el niño no piense que el esta “defectuoso”.  De la misma manera, un día de “Es todo sobre mi” en la guardería o el preescolar de la iglesia puede ayudar a reforzar y educar a los niños y compañeritos de clase (y podrían ayudar a entregar el equipo a un adulto si los encuentran!).
  • Hacer un esfuerzo para conectar con otros niños y adultos jóvenes que usen amplificadores, aun a una edad muy temprana.
  • Los amplificadores y procesadores de juguete que están a la venta en compañías como “Build a Bear” o “American Girl” pueden ser una buena recompensa para algunos niños.
  • Sea creativo.  Algunos bebés simplemente no manejan bien que los estén agarrando.  Hay otras opciones para usarlos?  Algunos niños tienen mucho interés  en hacerlo por ellos mismos.  Habrá algunas partes del equipo que ellos puedan manejar de manera segura?  Quizá mamá o papá pueden pasarle el equipo y supervisar mientras el niño se lo pone.
  • Considere su comportamiento como comunicación.  Su niño quiere más atención, atención diferente, el amplificador no esta funcionando correctamente, su audición habrá cambiado?  Si el niño usa el equipo correctamente en la escuela pero no en casa o viceversa, que es diferente en cada lugar?

Finalmente, los padres y sus equipos pueden ser de gran ayuda entre ellos, siendo persistentes.  Los Profesionales ven esto como algo no negociable pero seguro que los padres agradecerían si se ponen en sus zapatos durante estos momentos tan estresantes.  Mientras otros padres quizás celebran los tipo milagros en el desarrollo de Junior, otros padres están despiertos hasta media noche preocupados porque se aproxima la cita con el Doctor y tendrán que reportar que los tiempos de uso del equipo no han mejorado o que esta perdido en algún lugar de la casa.  No todos los padres encuentran de esto un viaje placentero.  Celebre lo que su hijo esta aprendiendo o logrando en otras áreas.  Si su hijo se beneficia de los amplificadores, esta etapa pasará también.  Le damos la bienvenida a otras ideas en nuestra pagina de M&V en Facebook o en nuestra pagina en internet.  Hay tantas soluciones tan creativas como únicas, amados niños en el mundo.

Copyright 2014 Hands & Voices   ::   Privacy Policy   ::   Credits